AUDIO | No rompí radicalmente con la bohemia, lo que hice fue levantar el pie del acelerador y domesticarme un poquito

Sabina manifestó que a pesar de que la música nunca ha servido para cambiar el mundo, "sería imposible pensar un mundo sin ella" y dijo que para aquellos quienes se sumergen en esta industria, las melodías son el alimento.

Aconsejó que la lectura es una compañía incondicional cuando se convierte en un hábito, señalando además que es cosciente del poder que tiene este tipo de comunicación sentimental y generacional de las canciones, "de qué modo viajan más rápido que uno, de qué modo se instalan en el corazón de la gente y ayudan a la gente a llorar, a reír, a enamorarse; de eso soy muy consciente por eso amo el género canción".

Dijo que no es una persona que esté seguro de las cosas ya que se considera un ser humano que siempre tiene dudas, pero a pesar de ello quiere que sus conciertos siempre sean mejor que el anterior, esperando que '500 noches para una crisis' sea un éxito también en Colombia. Aseguró que esos nervios antes de entrar al escenario es un sentido de responsabilidad frente al público que se desplaza a verlo y a escuchar su música, llegando a pensar por momentos que podría defraudar a sus seguidores, y finalizando en ese instante en el que se encuentra con los asistentes, convirtiéndose en un milagro de la comunicación.

De su transición como artista señaló que "no extraño nada porque nunca he creído en la nostalgia pero si en la memoria, y la memoria nos ha dicho que de todas las canciones que hemos hecho en nuestra vida, tal vez esa colección era la que mejor nos representaba" destacando que éste es un momento muy importante en la vida en el que puede decir a Dios y a la juventud que ha tenido traspiés pero que así mismo, los ha superado. "Yo no soy un fundamentalista, es decir, yo no rompí radicalmente con esa bohemia, lo que si hice fue levantar el pie del acelerador y domesticarme un poquito".

En relación a su gira en Colombia, expresó que desde la primera vez que vino se enamoró del país ya que la gente ama la vida a pesar de todos los inconvenientes que se presentan, "además, durante muchos años hemos sido muy amigos de 'Gabo' García Márquez y de Daniel Samper, y Colombia lleva tiempo instalada en nuestra vida". Frente a la situación actual de Colombia con relación al proceso de paz, dijo estar muy esperanzado en esta búsqueda ya que considera que Colombia merece la paz y cree en un final feliz para el país.


Pin It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *