Costa Rica | Entrevista a Joan Manuel Serrat & Joaquín Sabina

LaNacion.com | Para ambos en esta vuelta a Costa Rica se les junta también el afecto. Tengo la impresión de que han sido apreciados por estas tierras.

Serrat: Yo tengo muy buenos recuerdos de Costa Rica, no sé si Sabina… porque como tiene problemas con la memoria (se ríe).

Sabina: Yo he sido muy feliz en Costa Rica, pero, además, Costa Rica recibe al viajero maravillosamente. Es un país suave, amable, libre de todos los incendios de alrededor; a mí me gustan los ticos, sobre todo, las ticas. Y como hay tantos ecosistemas diferentes en alguno de ellos encajamos en algún momento (ríe).

Quizá, acá un poco lo mismo que con La orquesta del Titanic: todo se hunde un poco, pero parece que acá se está un tanto mejor.

Serrat: En un tiempo de escasez de paz real, tener este sentimiento de que al hundimiento del Titanic se puede sobrevivir es maravilloso. Nosotros venimos de un país donde se está sufriendo muchísimo la angustia de este hundimiento.

Sabina: Pero es que yo siempre que he estado en Costa Rica he tenido la sensación de que estaba libre, como he dicho antes, de los incendios de alrededor. Sino libre del todo, todo era más amable, más vivible y eso es una gloria nacional que tienen ustedes. No sé cómo lo han hecho, pero lo han hecho bien.

No tengo la respuesta, pero sí un dato que quizá les agrade. Cada semana, antes del concierto que darán, se hacen tributos a su música.

Serrat: ¡Ah, qué bonito! Ahora yo quiero que hagan un tributo al Dios de la Lluvia para que nos mantenga esta felicidad.

Me sorprende cómo la gente en este país maneja al dedillo el repertorio de ustedes dos.

Serrat: Es que es el afecto lo que nos une a la gente.

Sabina: Bueno, y es una suerte tener canciones que, tan lejos, otros las hagan suyas y, de paso, le calienten el corazón a la gente de allí. Les estamos muy agradecidos.

Serrat: También les agradeceríamos que contribuyeran con nuestros derechos de autor.

¿Eso sería lo primero?

Serrat: No, no. No podría ser lo primero; no somos tan cínicos.

Sabina: Además, yo tengo una canción, La del pirata cojo, ni modo que le reconozca derechos de autor a un pirata (ríen).

Han dicho que en este andar van “presentándose y cantando mientras el mundo se hunde alrededor” mas no ustedes.

Sabina: El mensaje de lo que trae el Titanic es la ejemplaridad de aquellos músicos que siguieron tocando mientras el barco se hundía o la gente se escapaba. Y eso es lo que nosotros tratamos de hacer.

Serrat: No quiere decir que los músicos que estaban tocando con tanta dignidad no supieran, a medida que el agua les subía por los tobillos, que se estaban hundiendo.

¿Qué es ser digno en este momento en la música?

Sabina: Ser digno en la música es hacerlo lo mejor que uno sabe hacerlo. No regatear los esfuerzos, el estar a la altura de lo que el público espera. Y, al mismo tiempo, en épocas de tanto desempleo en España, estas giras le dan trabajo a mucha gente, que no es poca cosa.

Serrat: Yo quiero añadir que la dignidad no es exclusiva de los músicos, que tenemos un concepto diferente al resto de profesionales, y coincido con Joaquín en que la dignidad es hacer las cosas lo mejor que sabemos hacerlas; de la forma más honrada; de forma solidaria con lo que tenemos alrededor.

Cuando repasaba las letras del disco La orquesta del Titanic, recordé la frase de Rubén Blades de que el artista no se debe al público sino a sí mismo; y concluí que el disco está pensado en esa línea, en un punto de encuentro entre artistas.

Sabina: Cuando hacemos un álbum, ni Joan Manuel ni yo hemos pensado nunca si se va a vender o no. Hemos pensando más en lo que ha citado de Rubén Blades, que siendo fiel con uno mismo, sacándose lo mejor de dentro, es como mejor va uno a conectar con el público. Lo demás es márquetin y negocio y no estamos aquí por eso.

Serrat: Es que yo estoy seguro que cuando alguien hace algo con la intención de seguir la corriente de lo que otros puedan opinar, se está equivocando; está escogiendo un muy mal camino. Si nosotros llevamos tantos años con este oficio, y hemos escrito tantas canciones, ha sido, precisamente, por lo que queremos hacer. La vida nos ha permitido no tener que caer en la tentación de hacer algo pensando en ¿cómo lo van a tomar los demás? Y esto es una actitud respetuosa con la gente, y si algo tiene este trabajo (el disco) es algo de cada uno en cada una de las canciones. Este trabajo (el disco), como bien lo definió mi amigo Sabina, es un Frankenstein.

¿Cómo lo lograron? ¿Cómo llevaron a buen puerto esto de escribir a cuatro manos y dos cabezas?

Sabina: Cuando tuvimos la idea, parecía que iba a ser muy difícil y muy complicado, pero luego, no. La relación entre los dos de amistad, de respeto, es tan grande, tan armoniosa, que las cosas iban surgiendo. Cuando a alguno no le gustaba, lo decía, y no se seguía hablando de eso, y se buscaba por otro lado que casi siempre resultó siendo mejor. Es un Frankenstein, tiene partes de los dos; y fue idea de Joan Manuel que firmáramos las canciones los dos juntos para que la gente también se divirtiera buscando, y generalmente, equivocándose sobre qué hizo uno y qué hizo el otro.

A ese punto quería llegar. ¿Qué había escrito cada quien? Porque pienso en Idiotas, palizas y calientabraguetas y suena muy Sabina.

Sabina: Bueno, yo soy un calientabraguetas y el tipo que veo pasar ahora desde esta ventana es el idiota (ríen ambos).

Lo mismo que en Quince o veinte copas. ¿Qué tanto es de Serrat y qué tanto de Sabina?

Sabina: Se llevaría usted sorpresas si supiera que, últimamente, Serrat se ha dado a la borrachera y a la perdición (carcajea).

Escuchaba Acuérdate de mí y me decía: esto es muy Serrat.

Serrat: ¡Ah! No entremos a desnudar lo que nosotros hemos querido vestir con tanta delicadeza e intención de que se mantenga el velo de la duda.

Está bien no rompamos el misterio de las autorías, pero sí hablemos del contenido social que tieneCanción de Navidadque dice: “Satanás es un capo llevando el compás infiltrado en el supermercado de la Navidad”.

Serrat: Fue además la primera canción que creo que terminamos. Y justo venía la Navidad y venían los villancicos y no crea que ha sido la canción más apreciada, hay mucha hipocresía todavía en ese aspecto, pero nosotros seguiremos desnudando estas cosas que no nos gustan. Y la vamos a retomar pronto, a medida que vaya haciendo frío, vamos a cantarla de nuevo.

Sabina: Desde luego, no es una canción contra la Navidad. A mí cualquier fiesta ritual me sirve para tomarme unas copas con los amigos y ponerles regalos a los niños me parece estupendo. (La canción) tiene que ver contra todo ese gran negocio y gran hipocresía que lleva consigo la Navidad.

Serrat: ¡Aunque vaya vestida de Papá Noel! Está canción no va dirigida al pesebre, la Virgen ni a San José, sino contra el espíritu navideño falso; nos quedamos con el espíritu navideño de (Charles) Dickens y despreciamos el otro.

En todo esto que ha sido La orquesta del Titanic y Dos pájaros contraatacan, ¿qué le aporta Sabina a Serrat y Serrat a Sabina?

Sabina: A mí me aporta desde mucho tiempo antes, porque es mi amigo y mi hermano. Me ha aportado siempre su ejemplo y su magisterio. Todos los pasos que he ido dando, sobre todo en Latinoamérica. Él fue el que, no solo a mí sino a todos nosotros, nos enseñó que había que venir, que había que curárselo (trabajarlo) bien y que si te metías en el corazón de la gente de estos países, se hacían cómplices.

Serrat: Joaquín me aporta a mí muchas cosas. Por el momento, el 50% de nuestro ingresos (Sabina ríe). Me aporta algo muy importante en la vida: esta sensación fantástica de estar haciendo algo con alguien que quieres, con un amigo, con alguien que respetas el trabajo que hace, y me aporta una cantidad de canciones que a mí no se me hubieran nunca ocurrido hacer y que, en cambio, me encantan cantar. Desde que tenemos esta relación tan íntima en el escenario, me ha aportado mi amor por los calcetines a rayas. (Los dos sueltan sonora carcajada; minutos después llegó la hora de colgar teléfonos).


Pin It

One thought on “Costa Rica | Entrevista a Joan Manuel Serrat & Joaquín Sabina

  1. Son dos genios de la música mundial, muchos jóvenes no los toman en cuenta porque los ven viejos, pero si Jagger, Tyler y demás siguen aportando a la música, ellos no se quedan atrás, los jóvenes deberían acercarce a ellos y a Benedetti, Neruda, Sabines, Borges y demás, tal vez aprendan algo de filosofía, música, versos y sobre todo amor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *