Diccionario Sabinero

 Amanecer: “Fin de la peli, telón, vomitona, familia, hora de irse a la cama, sol, batirse en retirada, taxistas, atascos, derrotas, llaves, porteras, cláxones, resacas, jabón, tostadas, paraguas, gabardinas, ascensores, calendarios, letra impresa, persianas”.

Amor: “Letra escarlata, maquillaje del sexo, pasión, deseo (no confundir con matrimonio), descalabro, tatuaje, acantilado, cura en falso, laberinto, puerta cerrada, guerra de Troya, amistad breve, mentira piadosa, escaso milagro, iceberg, tormenta de verano, ‘rara avis’, oasis, madre de todo, cerradura sin llave, no se vende en farmacias, deja cicatriz”.

Canutos: “Porros, ‘joint’, chocolate, yerbita de dios, mejores que Ducados y Marlboro, amigos comprensivos, buenas compañías, aliados de las musas, humo, Colombia, Ketama, rollito, ‘feeling’, Pink Floyd, ‘seventies’, Londres, San Francisco, policía, cáñamo, Parque de María Luisa, vasodilatadores, moritos, coleguitas, camellitos, bienmesabe, buenos para enfermedades del cuerpo y del alma, ‘hash’, ‘kiffi’, marihuana, ‘pot’, mierda, polen, ja, ja, ji, ji, ji, ¡legalización ya!”.

Cama: “Catre, yacija, beso, polvo, sueño, fiebre, noche, siesta, sudor, mancha, semen, ladilla, chinche, lágrima, fantasma, pesadilla, musa, legaña, veneno, pezón, leche, colchón, sobaco, sombra, insomnio, porno, Orfidal, almohada, manta, colcha, sábana, somier, cansancio”

Cuernos: “Adorno imprescindible del macho cabrío, joden pero curten, no es igual ponerlos que lucirlos, mejor secretos que con publicidad, de pésimo gusto si es a un amigo (las mujeres de los amigos no tienen culo), favorecen poco pero casi nadie se libra de exhibirlos, yo tampoco, tengo un buen par de ellos en mi “ridículum vitae”. Crecen también y sobre todo en la imaginación del inseguro. Se sigue matando por ellos, sobre todo los hombres bestia. No trates con quien maltrata”.

Celos: “Virus del enamorado, tifus del cornudo, dieta del envidioso, nostalgia del maduro, serpiente con manzana, Luzbel, traje de otro, dirección equivocada, despecho, humillación, mala estrategia, guerra civil, cartas marcadas, pistas falsas, espías en la sombra, duelo en las tripas, setas venenosas”.

Dios: “Entelequia, llámalo equis, Yavé, Alá, Júpiter tronante, opio del pueblo, ‘superman’, cuántas guerras se hacen en su nombre”. Juez. “Señor con anacrónica peluca que es parte y no quiere saberlo, balanza trucada, caballero de la mano en el hecho, leguleyo, prócer, aplicador de leyes, condenador de reos, sancionador de pobres, impune, desfacedor de entuertos, Sancho Panza en Barataria, espina de pescado, martillo de herejes, menos malo que jurado popular”.

Deseo: “Enemigo de la realidad, prescindible en el matrimonio, imprescindible en la pasión, mal consejero, buena bebida, mejor secreto y clandestino, insoportable fingido, más presente en las pajas que en las putas, patria del poeta y del pintor, maldición del casto, pecado inconfesable de la monja, enemigo del silicio, río de la sangre, hotel dulce hotel”.

Excesos: “Defectos, hermosas maldiciones tan escasas, límites con límites, sueños de puritano, pecados del beato, versos, colores, notas, relojes sin manillas, brújulas sin norte, treintas de febrero, ya no cierro los bares ni hago tantos excesos, cada vez son más tristes las canciones de amor”.

Idiota: “El profesor que me suspendió en Matemáticas, el crítico que puso mal mi disco, lo que me dice el espejo, el que va de listo, nombre de un “rock&roll”, mejor que hijo de puta, Sardá, Van Gaal, Alfonso Ussía, otro que yo me sé, el novio de mi novia, el futuro novio de mi hija, lo que nadie cree que es, lo que somos casi todos”.

Mar: “Vals de las olas, especie en extinción, frontera del secano, subsuelo del desierto, acuario de los submarinos, piscina de Robinson, contorno de las islas, Jorge Manrique, espejo, ángel caído, crucigrama, destino, exilio, paraíso, casa del tiburón, fin de la tierra, bajo los adoquines está”.

Marido: “Abajo firmante, probo ciudadano, figura retórica, pagador de impuestos, accionista en bolsa, sufridor en casa, engendrador de prole, votante, mentiroso compulsivo, sujeto a horarios, putero, ‘pater familias’, misa de doce, señor sí señor, conductor de Volkswagen, ‘batman’ de taberna, barrigón de playa, chalé adosado, contador de chistes, enterrado en vida, tú, yo, cualquiera”.

Madrid: “Hollywood, Las Vegas, Babilonia, Samarkanda, Shangri La, el centro geométrico de la nada, la quimera de un niño de provincias, allá donde se cruzan los caminos, Chicote, Rockola, Lavapiés, el Café Gijón, el Museo del Prado, la tuna de Veterinaria, la Cibeles sin mano, Neptuno con tridente, la Mariblanca, Malasaña, Goya, Velázquez, Almodóvar, Antonio López, la Mandrágora, Casa Lucio, el Hotel Palace, los pollos de Mingo, los callos de Maxi, putas, castizos, ‘yuppies’, subsecretarios. No pasarán”.

Maldito: “Héroe de novelas románticas, galán de cine negro, escritor sin afeitar que habita en la barra de los bares, condenado, pobrecito, desquiciado, confeso, contrito, tirado, vendido, comprado, pagado, perdido, enganchado, humillado, vejado, admirado, arrugado, vencido, alucinado, enfangado, destruido, manchado, bendito”.

Melancolía: “Calle donde vivo, enfermedad incurable, territorio donde crecen las más hermosas canciones, los versos más exquisitos, mejor que la tristeza, mejor que la alegría, cerradura de la llave de los sueños, hombro donde apoyar la cabeza, lágrima furtiva, patria de don nadie, casa del viudo, río de los que no saben nadar, malo conocido, ojo del ciego, brazo del manco, oído del sordo, nostalgia del futuro”.

Olvido: “Carcinoma del tiempo, hipoteca del alma, guerra fría, recuerdo de noviembre, luto de las amantes, crisantemos de boda, ceniza de los días, rima de canción, sarna del calendario, fotos amarillas, libros de viejo, el último verano”.

Paraíso: “Cielo de tu boca, Walhajala, harén, el Dorado, Macondo, Comala, Nirvana, contigo, ahora, siempre, vida, todavía, ya, nunca, el bar de la esquina, gol del equipo de los necios”.

Putas: “Noble oficio, rara vocación, todas menos mi madre y mi hermana, Magdalenas, Mesalinas, Jeniffers, Vanessas, Emmanuelles, pobres por necesidad, ricas por morbo, casadas por poderes, viudas sin haberes, peripatéticas, rubias de bote, paños de lágrimas, ‘refugium pecatorum’, solteras sin dote, casi todos los hombres, buenas samaritanas, baratísimas para lo que dan, izas, rabizas y colipoterras, meretrices, demi ‘mondaines’, crónicas marcianas, como pago al contado nunca me falta un beso, siempre que me confieso me doy la absolución”.

Placer: “Anticipo del dolor, pecado inconfesable, fósforo de los dioses, abanico de Venus, cirro, cúmulo, estrato, venganza de los serios, excusa sin excusa, billete sin retorno, fantasía de los tristes, puchero de los pobres”.

Secretos: “Verdades peligrosas, denuncias censuradas, hermanos Urquijo, sombras en el alma, palabras de saliva, perfumes sin frasco, puñales con sangre, hogueras de nieve, huérfanos de amigo, libros sin editor, pintores sin marchante, cantantes sin micro, bocas sin lengua, periódicos sin tinta, tatuajes en el alma, labios de nadie”.

Silencio: “Nota musical entre dos notas, verso nunca escrito, muerte súbita, regla del cartujo, palabra no inventada, extramuros del barullo, afluente del ruido, paso de cebra del miedo, estación del desierto, infierno del bocazas, secreto a voces, cierre de los bares, página en blanco, palabra de dios, ruina del cantante, poesía pura”.

Soledad: “Amante inoportuna, sombrero de los calvos, ruido sin ruido, esposa del soltero, trinchera del soldado, bufanda del mendigo, conciencia del culpable, quinto pie de los gatos, yo mí me sintigo”

Torero: “Antoñete, Ángel González, Rafael de Paula, José Alfredo Jiménez, Antonio Bienvenida, mi primo ‘el Nano’, Antonio Ordóñez, Luis García Montero, Curro Vázquez, Alfredo Bryce, Manolete, Don Manuel Azaña, Juan Belmonte, Luis Buñuel, Miguel Abellán, Bob Dylan, Curro Romero, Pablo Picasso, Manolo Vázquez, Baltasar Garzón, Rafael Alberti, Luis Miguel Encabo, Muñoz Molina, Javier Krahe, Luis Francisco Esplá, Javier Ruibal, Chus Visor, Manolo Caballero, Fernando Savater, Joselito, Joaquín Vidal, Jorge Luis Borges, Benjamín Prado, Pancho Varona, Antonio García de Diego, José Tomás, José Tomás, José Tomás”.

 Frases de Joaquín Sabina:

A partir de determinada hora de la madrugada, sabes que cualquier tipo que te cruces en un retrete es un golfo, y eso es muy excitante.
Cada vez escribo más historias de amor, será porque cada vez ligo menos.
El amor es una epidemia que se acaba con el tiempo.
El cantante debe traicionar a su público.
Está bien tener sombrero por si se presenta una buena ocasión para quitárselo.
La monarquía es un déficit democrático que sufrimos por herencia.
Las musas no cobran derechos de autor. Yo sí.
Lo que más me molesta en mi vida es saber que mi madre se acostaba con un policía.
Los gimnasios están llenos, las librerías siguen vacías.
Los hombres engañan más que las mujeres; las mujeres, mejor.
Los vicios de sexo no son vicios.
Me considero un rojo sin diminutivos. No soy un rojillo, soy un rojo, un rojazo. Y eso no quiere decir comunista, ni socialista, ni anarquista, quiere representar esa hermosísima ideología de hace unos años, que hacía creer que esta infamia de mundo podía cambiar de alguna manera.
Me dicen: ¿no ves que hay tías que solo quieren tirarse a Sabina? Para eso, entre otras, he escrito 300 canciones.
Mi plan es envejecer sin dignidad. Seré uno de esos viejos ridículos que se tiñen el pelo y van a las discotecas a corretear jovencitas.
Mi única creencia es en la Diosa Razón.
Mis hijas no van a tener novio.
No existe una vida más lujosa que la de vivir sin teléfono y coche.
No pagaría una entrada para verme actuar.
No soy adicto a los divos de la ópera; cultivan el músculo de las cuerdas vocales y me parecen más deportistas que artistas.
Para los grupos españoles que cantan en inglés debería existir la pena de muerte.
Plácido Domingo me hace vomitar cuando canta tangos. Y a veces también cuando no los canta.
¿Por qué el Señor no se lleva al Nano de una buena vez? ¡Necesito vender más discos, coño!.
Sólo echo de menos la cocaína cuando me pongo a escribir una canción y a las cuatro horas tengo sueño…
Soñaba con ser Shakespeare y me he quedado en Machín.
Soy mejor fumador que cantante.
Soy muy aprensivo, me masturbo con preservativo por que hay mucho SIDA.
Soy muy mal novio, un pésimo amante y peor marido. Pero un estupendo amigo.
Yo amo el alcohol y las drogas, pero detesto a los borrachos y a los drogadictos.
Yo siempre he sido un marxista de la tendencia pro grouchiana.
Yo soy heterosexual muy a mi pesar.
El Dioni es un poeta.
Estoy escribiendo más que nunca, supongo que es por que follo menos que nunca.
Hay que condenar todas las muertes, incluso la natural.
Lo único que le debemos a Colón es que trajera el tabaco a España.
La poesía huye, a veces, de los libros para anidar extramuros, en la calle, en el silencio, en los sueños, en la piel, en los escombros, incluso en la basura. Donde no suele cobijarse nunca es en el verbo de los subsecretarios, de los comerciantes o de los lechuguinos de televisión.
Me fascina Isabel Preysler porque tiene ojos diabólicos.
Ramoncín que se joda. Si es más tonto no nace. Y sus discos no se venden ni en el top-manta
Creo en el amor eterno. Dura tres años.
“La menor reincidencia rompería el encanto”. Es un verso de Brassens. Sabina la usó para dirigirse a un fan que le envió una factura pues se fue a un puticlub e invitó a una “Magdalena” (una prostituta) a un trago, y el fanático le envía la factura a Joaquín diciéndole “Cumple tu palabra”, en alusión a “Una canción para la Magdalena”. donde Sabina dice “Invítala a cien que yo los pago”. Sabina le manda el dinero y un papel con el texto: “La menor reincidencia rompería el encanto”, en otras palabras, “me encantó lo que hiciste pero si lo vuelves a hacer, eres un zoquete”.) Esto Sabina lo cuenta en el libro-entrevista “Sabina, en Carne Viva” de Javier Menéndez Flores.

 Aforismos de Joaquín Sabina:

1. Aforismo: píldora de sabiduría barata al alcance de cualquier idiota.
2. Era un escritor tan exquisito que sólo publicaba primeras ediciones.
3. Los libros de Borges están llenos de citas a ciegas.
4. Sinrazón, odiosa diosa.
5. En verano la telebasura huele más.
6. La aspirante a actriz tomaba clases de adicción.
7. Era tan sensato que estaba cuerdo de atar.
8. Moriré sin descendencia como murió mi padre.
9. El abismo es excitante si no caes en la rutina.
10. Yo soy nadie, tú cualquiera.
11. Si les mentís sobre la marihuana, ¿por qué van a creerse lo de la heroína?
12. Llegué tarde a todo, sólo fui precoz en la eyaculación.
13. Si todos los partidos sostienen que han ganado las elecciones, ¿quiénes las hemos perdido?
14. El sabio se hace el tonto porque sabe.
15. Bailar es soñar con los pies.
16. Contra la patria chica, mundo grande.
17. No se trata de no querer venderse sino de no saber.
18. Es muy duro curarse de lo que cura.
19. ¿Qué importa parecerlo?, hay que serlo (aunque no lo parezca).
20. En el gimnasio la gente corre para ir a ningún sitio.
21. ¿Cara o cruz? Canto.
22. Amo el alcohol, detesto a los borrachos.
23. Llevaba la falda tan corta que se le veían mis pensamientos.
24. Ciertos árboles caídos venden su leña carísima y por capítulos.
25. La poesía está en todas partes, incluso en algunos versos.
26. Cuando me daba por soñar nunca dormía, ahora que duermo a pierna suelta ya no sueño.
27. La mejor vacuna, aunque tome su tiempo, es el olvido.
28. Puede que sí pero no empujen.
29. Pues anda que tú (slogan electoral).
30. La vida me ha tratado demasiado bien, pero soy un desagradecido.


Pin It

9 thoughts on “Diccionario Sabinero

  1. jesus antonio castillo 11/10/2013 at 1:27 - Reply

    prefiero estar loco y disfrutar una buena titi y morir disfrutando el sexo sin amor solo por pasión ya que el amor es solo pasajero que se baja en la primer estación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>