HISTORIAS DE SABINER@S | Javier Bernal: Cada día al despertarme me gusta resucitar

Javier Bernal y sus padres

Javier junto a su padre y madre

 Este es el resumen de la vida privada de un fulano de tal, un niño inquieto que a los 10 años se presentó ante sus padres y les dijo –“me voy a estudiar a un internado a la capital”-. Ellos se echaron a reír pero a las pocas horas llegó un fraile y les dijo que yo era el único niño que se había apuntado. Mis padres no querían dejarme ir pero me puse cabezón, insistí, insistí y me fui. Fue un drama en casa ya que no teníamos coche, lo que significaba que veía a la familia una vez al año. En el internado empezó mi pasión por la música de Joaquín ya que alguien, a quien no recuerdo, lo escuchaba y desde ese instante me empezó a gustar. En cuanto pude me compré unos cascos y casetes donde estaban: Hotel dulce hotel, El hombre del traje gris, Una de romanos, etc. Mis compañeros decían que era una pasión pasajera, pero ¿qué sabían ellos del placer de escuchar a Sabina?

A los 15 años salí del internado y regresé al pueblo, pero ya no era mi sitio, solo 6 meses después me levanté una noche, hice la maleta y en cuando mi familia despertó les dije que quería conocer el mundo (culpa de Sabina). A todos no les quedó más que ir a despedirme al tren y yo como se imaginarán “emocionadísimo” (….. cuando era más joven viajé en sucios trenes que iban hacia el norte….).
Era el año 1989 cuando llegué a la costa, pasé momentos difíciles puesto que no encontraba trabajo y dormía en la playa acurrucado entre las maderas de un chiringuito ¡qué miedo pasaba! Un día comencé a trabajar en un restaurante, el jefe era un francés que me dejaba poner a mí la música, así que imagínense, todo el día Joaquín Sabina (Yo mi me contigo, Esta boca es mía, etc…) y además me dejaba dormir en la lavandería aquello era el paraíso terrenal, me convertí en el niño mimado del restaurante.
En 1991 me alisté en la Marina Española, un pacifista como yo ¡que loco! Pero las ganas de vivir aventuras me pudo más, eso sí la aventura sólo duró 18 meses. Me licencié con honores y el rey de España me condecoró con la medalla de plata al Mérito Naval, mis padres guardan el diploma muy orgullosos.
Unos años más tarde con dinero decidí viajar de nuevo, fueron unos años locos de los que no les puedo dar detalles jajaja ya saben, más noches vividas que días, eso sí no me arrepiento, fueron años felices, llenos de vida y locuras irrepetibles. A los 30 años (menudo salto) me casé y nació mi único hijo llamado Víctor…a los 6 meses de que él naciera me detectaron el cáncer por primera vez, fue durísimo recibir una noticia como esa con mi niño recién nacido, creía que se quedaría sin padre pero lo superé, se convirtió en mi principal motivo para seguir luchando y ganar esta partida. Mi matrimonio duró 9 años, tengo que reconocer que durante muchos de esos años abandoné a Joaquín, ya que a ella no le hacía mucha gracia y ustedes conocen quién manda en un matrimonio, jajajaja.

He viajado mucho y tengo amigos por todas partes, actualmente trabajo de jefe de cocina en una residencia universitaria y tengo puesta todo el día la música de Sabina, los traigo locos a los empleados pero soy el jefe jajaja.
Ahora vivo y trabajo cerca de mi familia aunque lejos de mi hijo sin embargo nos vemos todo lo que podemos.
La frase de Joaquín que siempre he dicho -esta es para mí- es “La vida no es un block cuadriculado sino una golondrina en movimiento”. Así ha sido mi vida, nunca enmarcada por la rutina, siempre con altibajos muy marcados como el vuelo de las golondrinas saliendo y entrando del nido.
Pues bien hace unas semanas me detectaron el cáncer de nuevo, como ya sabéis todo urgente, operación, tratamientos etc. ¡nada bueno! Pero unos meses antes os conocí en Ciudad Sabina y decidí contarlo pensando en que estaría una temporada fuera de circulación y les confieso que la reacción de la gente me superó ¡no puedo creerme tanto cariño y afecto!
Les contaré lo que ha supuesto para mí su apoyo; no soy un tipo tan valiente, más bien tenía mucho miedo pero vuestra preocupación por mí me ha ido envalentonando, ahora siento que no le puedo fallar a tanta gente. Por otro lado estoy en casa de mis padres, ya son mayores y enfermos, he decidido no quejarme delante de ellos, no es justo que los padres vean sufrir a sus hijos. Yo les leo cada uno de vuestros mensajes y los pobres alucinan, están contentísimos de que su hijo tenga tantos amigos por todo el mundo y sea tan querido.
Espero tener fuerzas para llevar los tratamientos con dignidad ya que son durísimos, he comenzado uno de los suaves y casi no soporto los dolores pero en fin que sea lo que tenga que ser. Esto va a ser muy largo y ahora tengo miedo que os olvidéis poco a poco de mí, sobre todo porque no puedo vivir sin vuestros mensajes de cariño, ahora sois parte de mi medicina.
Se despide un Sabinero hasta la médula agradecido de por vida y a vuestra disposición.

¡Un beso de corazón, un abrazo sabinero y un millón de gracias!

Javier Bernal 1

Foto subida por Javier 3 horas antes de la operación | 28-01-14

Haz click ¡AQUÍ! para conocer a Javier y ¡ser parte de su lucha y recuperación!


Pin It

7 thoughts on “HISTORIAS DE SABINER@S | Javier Bernal: Cada día al despertarme me gusta resucitar

  1. Javier, te deseo toda la fuerza que necesites… si una vez pudiste salir adelante, lo podrás hacer dos veces. Te mando un saludo y un abrazo fuerte, de los que hacen sonar los huesos, desde Buenos Aires… y ahora voy a escuchar “Jugar Por Jugar” porque me hiciste antojar escuchar a Joaquin y sus golondrinas en movimiento… y mientras suene la canción te enviare toda la mejor onda para que salgas adelante.

  2. Hola Javier;

    Yo como tú también me crié con los temas de “Hotel Dulce Hotel” — Así estoy yo sin tí fué la primera pero quizá la que más te pueda ayudar es “Oiga Doctor”. Con la ironía de nuestro amigo Sabina y tu buen talante SEGURO que saldrás adelante en esta nueva aventura que te toca vivir en la vida. Un abrazo y mucha SUERTE.

    Paco

  3. Horte Collazo 15/03/2014 at 16:27 - Reply

    Javi: eso es tener ganas de vivir y vivir bien, la neta es maravilloso ver tus ganas por la vida. El maestro Sabina está contigo. Sus letras son bálsamos…. y nosotros te apoyamos… duro con todo….En Aguascalientes, muchos Collazos sabineros estamos contigo. Bravo por vivir sabineando.

  4. yo muy triste porque conoci a Sabina muy tarde en mi vida, pero le amo con todo mi corazon, me encanto su historia, quiero conocerle en persona Javier, cuando guste venir, tiene una amiga sincera.. saludos desde Mexico

  5. Silvia Malek 10/03/2014 at 13:14 - Reply

    Hola Javi! Es hermoso conocer mas de tu vida y tu lucha! Sin duda sos un ejemplo para muchos de nosotros que por mucho menos en algunas ocaciones queremos tirar la toalla.Mucha fuerza,te envio desde Argentina,un abrazo enorme,ah! y ni pienses que nos vamos a olvidar de vos!! Ya has calado muy fuerte en nuestros corazones!!Mi saludo se extiende tambien a tus amorosos padres! hasta siempre amigo!!

  6. Que lindo leer tu historia y conocerte un poco mas Javier,se nota que sos un gran hombre y este obstáculo lo vas a superar.A pesar de la distancia y de que solo nos conocemos por este medio,te tengo mucho cariño como muchas personas acá en Ciudad Sabina,y todo ese afecto viaja y te llena de fuerzas para la lucha que te toca vivir. Un abrazo enorme!

  7. Iona Alexandra Lucas 09/03/2014 at 22:14 - Reply

    Y te digo, Javier, que siempre pienso en ti y te envio buenas energias. Fuerza! Abrazos desde Brasil!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *